Buganvilla de aromas a Jerez | #AUnaHoraCádiz

Quietud. Armonía. Elegancia. Temple. Flor. Velo. Fragancia. Sabor. ¿Qué es para ti una buganvilla? Si buceamos en la controvertida RAE nos toparemos con un arbusto trepador de origen sudamericano de las familias nictagináceas. Sus hojas son ovaladas y contienen flores de diversos colores. Si has visitado la bodega González Byass, en Jerez, la cosa cambia. Tu concepto de buganvilla cambiará para siempre.

Conociendo la historia de González Byass 

En 1835, el joven Manuel María González Ángel fundó González Byass. Centró sus esfuerzos en hacer el mejor vino del mundo y para ello contó con los sabios consejos de su tío materno, José Ángel, su ‘tío Pepe’. Así nació la legendaria marca de fino jerezano. Desde entonces y hasta nuestros días, esta bodega ejerce como la mayor promotora de Jerez fuera y dentro de sus fronteras. ¿Sabías que Manuel María instaló luz eléctrica en González Byass dos años antes de que llegara este invento a Jerez, primera ciudad española –junto a Haro– en contar con luz eléctrica? En la actualidad es la quinta generación de la familia González la que lleva el negocio.

Tio Pepe (González Byass, Jerez) - Pablo Galavís | Urban Explorers
Tio Pepe (González Byass, Jerez) – Pablo Galavís | Urban Explorers

Tantos años de historia dan para mucho y no es de extrañar que un paseo por esta gran bodega te despierte la sensación de querer conocer más y más. Ya lo dice Antonio Flores, enólogo de González Byass, “una vez que pruebas el Jerez, este te hace suyo y te enamora para siempre”. En Urban Explorers tuvimos la fortuna de hacer un recorrido por este maravilloso enclave en una de las paradas de nuestra ruta #AunaHoraDeCádiz, organizada por Red Guadalinfo. Un auténtico espectáculo, que difícilmente quedará totalmente recogido en estas humildes letras.

“una vez que pruebas el Jerez, este te hace suyo y te enamora para siempre”

Nos recibieron con honores en la puerta de entrada. Allí nos esperaba Paco Román, todo un referente en esos muros bodegueros. Maestro de guías y sabedor de incontables secretos del Jerez. Montados en un coqueto trenecito tuvimos la ocasión de dar buena cuenta de la grandiosidad de González Byass. Sus bellísimos jardínes con olor a sherry están guardados por recintos donde se hacen algunos de los caldos más famosos del planeta.

Un paseo por González Byass

La primera parada fue en la Real Bodega de la Concha. Una bodega que data de 1869 y que fue diseñada por el ingeniero Joseph Coogan a raíz de unos bocetos de Gustav Eiffel. Fue levantada en honor a la reina Isabel II y son numerosos los monarcas que han pisado su suelo. Un total de 214 botas de amontillado La Concha flanquean el costado semicircular y en ellas se pueden apreciar las banderas de los 115 países a los que exporta vino González Byass.

Bodega Real de la Concha (González Byass, Jerez) - Pablo Galavís | Urban Explorers
Bodega Real de la Concha (González Byass, Jerez) – Pablo Galavís | Urban Explorers

Después pasamos por los emblemáticos jardines de Villa Victorina, ideados por Victorina Soto –esposa de Manuel María– y que contiene especies traídas de todas las partes del mundo aprovechando los barcos que exportaban Tío Pepe. Tras pasar un ejemplar de viña llegamos al lugar donde nace Lepanto, único brandy Gran Reserva de Jerez elaborado con palomino fino, la uva autóctona. Nos asomamos al Patio de Lepanto, cubierto de parras y con un pequeño aljibe en el centro. Tuvimos también la oportunidad de visitar los alambiques donde se destila el brandy, únicos del Marco de Jerez que aún funcionan.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

De vuelta al tren bordeamos la antigua tonelería, que hoy en día se utiliza para reparar botas de vino en mal estado. Y la siguiente parada fue en la bodega La Cuadrada. Lo suficientemente grandiosa como para esconder las botas más antiguas de Jerez. En su interior esconden Trafalgar, un Jerez que fue comprado por los fundadores de la bodega en 1805 –año de la famosa batalla–, antes de fundar la actual bodega. Un vino único del que solo quedan algunas arrobas. Lágrimas saladas, le llaman algunos. Solo unos privilegiados han tenido la oportunidad de saborear este trozo de historia viva.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Bodegas con historia

Siguiendo con nuestro paseo nos plantamos en la bodega los Apóstoles, una de las más reconocidas. Data de 1857 y guarda una curiosa historia. En su interior alberga una enorme bota construida en Heidelberg para albergar el mosto de una pisa de uva en honor a la reina Isabel II. Hace un total de 33 veces la capacidad de una bota normal. Se le apoda ‘El Cristo’, por la edad a la que Jesús fue crucificado. A su lado hay once botas, una por cada apóstol. La número doce es la que representa a Judas Iscariote y se guarda en la bodega destinada a los vinagres. Curioso, ¿verdad?

Entrada Apostoles (González Byass, Jerez) - Pablo Galavís | Urban Explorers
Entrada Apostoles (González Byass, Jerez) – Pablo Galavís | Urban Explorers

Tras pasear por la bodega La Constancia, donde se celebran muchos eventos, llegamos a la bodega con más solera, la de Los Reyes. Botas firmadas por la realeza dan la bienvenida en la entrada. En ella se conservan los mejores vinos de González Byass, como oloroso dulce denominado Matusalem o Del Duque, un fantástico amontillado VORS. Un poco más adelante, si tienes suerte puedes ver a unos ratones que adoran el vino, incluso tienen una escalerita para darse un homenaje de vez en cuando. ¿Será aquí donde nació la expresión “Sabes más que los ratones”?

El lugar donde nació la leyenda

Al principio del post hablamos del famoso tío Pepe. Manuel María le agradeció tanto su sabiduría, que le dejó una pequeña bodega para que él y sus amigos pudieran charlar y tomar vino a su antojo. La conocida bodeguita del Tío Pepe tiene incluso un acceso exclusivo desde la calle, a los pies de la catedral de Jerez. Un lujo, que con el paso del tiempo se ha convertido en lugar imprescindible de peregrinación para los apasionados del Jerez.

Tio Pepe (González Byass, Jerez) - Pablo Galavís | Urban Explorers
Tio Pepe (González Byass, Jerez) – Pablo Galavís | Urban Explorers

La visita finalizó en la famosa calle Ciegos. Una maravilla de la naturaleza y considerado como uno de los diez túneles de árboles más bonitos del planeta. Su enramado te deja con la boca abierta y en primavera ofrece un colorido espectacular. ¿Qué mejor lugar para conocer lo que es Buganvilla en Jerez?

La bodega en sí es un conjunto monumental único. Esconde vinos exquisitos y, como no podía ser menos, tiene un catering fabuloso. Su catering se llama La Buganvilla y ofrece todo tipo de eventos, centrándose en recepciones y bodas. En Urban Explorers y gracias a #AunaHoraCádiz tuvimos la fortuna de comprobar la delicadeza de su gastronomía.

Comiendo en La Buganvilla de Jerez

Nos agasajaron con un surtido de entrantes armonizados con vinos jerezanos. No faltó Tío Pepe, Alfonso y Solera 1847. Quesos de la tierra, croquetas, tostas, hojaldres y volovanes.

Menú (Catering La Buganvilla, Jerez) - Pablo Galavís | Urban Explorers
Menú (Catering La Buganvilla, Jerez) – Pablo Galavís | Urban Explorers

Para cenar entramos en el salón Villa Ricardo. Nos recibieron con un menú exclusivo elaborado para la ocasión. Comenzamos con una crema de puerros y brandada de bacalao, regada con un vino blanco Viñas del Vero 2016, elaborado con uvas macabeo y chardonnay. El pescado estaba en su punto y la crema, suave y delicada. Pedía pan para mojar de lo buena que estaba.

Crema de puerros (Catering La Buganvilla, Jerez) - Pablo Galavís | Urban Explorers
Crema de puerros (Catering La Buganvilla, Jerez) – Pablo Galavís | Urban Explorers

De segundo tomamos un solomillo del valle relleno de setas. Lo acompañamos con otro vino de la casa, un tinto Beronia crianza del 2014. La guarnición de verduras le aportaba el toque crujiente a una carne muy jugosa con una salsita de excepción.

Solomillo relleno de setas (Catering La Buganvilla, Jerez) - Pablo Galavís | Urban Explorers
Solomillo relleno de setas (Catering La Buganvilla, Jerez) – Pablo Galavís | Urban Explorers

Para finalizar un postre, yema tostada sobre mousse de chocolate. Como no podía ser de otra forma, con él tomamos un Néctar Pedro Ximénez, también de González Byass. No solo lo bebimos, también bañamos la yema tostada con él. Cada bocado nos acercaba más al paraíso.

Yema tostada (Catering La Buganvilla, Jerez) - Pablo Galavís | Urban Explorers
Yema tostada (Catering La Buganvilla, Jerez) – Pablo Galavís | Urban Explorers

Catering en un entorno incomparable

¿Qué es Buganvilla? Es un catering fabuloso que ofrece sus servicios en un entorno incomparable. Su relación con la flor va más allá de la que dicta la RAE, en este caso se une con el velo de flor de la famosa crianza biológica de los vinos de esta gran tierra.

Con el estómago lleno y las almas contentas nos fuimos a descansar al hotel Exe Guadalete, cortesía de Booking.com, uno de los patrocinadores de #AunaHoraCádiz. Así acabó una jornada que guardaremos como un tesoro los que pudimos disfrutarla. Cogimos fuerzas para continuar nuestro destino por los pueblos blancos de la sierra de Cádiz. Pero eso, eso en otro artículo, porque en la sierra de Cádiz se come de maravilla.

El proyecto A Una Hora

El proyecto A Una Hora nace gracias a la Red Guadalinfo en manos de David García Pérez. El objetivo es promocionar turísticamente los pueblos de las provincias andaluzas para demostrar que a como mucho una hora de las grandes capitales hay mucho por descubrir.

Desde Urban Explorers agradecemos a Guadalinfo, Booking.Com, Cruzcampo, Tysa Ford e Inauto Citröen la organización de encuentros como este. ¿Próximo destino?

#AunahoraCádiz (González Byass, Jerez) - Pablo Galavís | Urban Explorers
#AunahoraCádiz (González Byass, Jerez) – Pablo Galavís | Urban Explorers

3 comentarios sobre “Buganvilla de aromas a Jerez | #AUnaHoraCádiz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *