Alkareni’s Bazaar: aires nuevos llegan a Zaragoza

Alkareni’s Bazaar: aires nuevos llegan a Zaragoza

En Zaragoza sabemos mucho de aire… pero mucho mucho… así que cuando un nuevo aire irrumpe en la ciudad y perfuma sus calles y sus avenidas, devolviéndonos la esperanza a aquellos que disfrutamos de las cosas nuevas y diferentes, ese día, las sonrisas inundan nuestros rostros.

Recientemente conocimos de primera mano, en sendas visitas, las propuestas con las que Alkareni’s Bazaar pretende sorprendernos con su propuesta gastronómica diferente y basada en los grandes viajes, las colonias, las rutas de la especia y la seda…

Al frente de su cocina está Jorge Silva quien promete un viaje por la cocina de las especias, los perfumes y la gastronomía exótica, con una carta corta pero muy cuidada, en la que destacan los sabores del zoco y las colonias de ultramar.

En la primera cita, hicimos un primer viaje de aproximación a su cocina.

Nos recibieron  con un cóctel y probamos la “Granadina”, una ensalada de naranja, bacalao y naranja, muy refrescante y agradable para comenzar la comida.

Continuamos con los “Berenjimiel”, un clásico como las berenjenas a la miel, de rebozado crujiente y nada grasosas, para seguir con un “Curry Laksa”, sopa oriental de pollo y langostinos aromatizada con leche de coco, deliciosa combinación de sabores a la que no le hubiera venido nada mal, un poco de picante (esta es un cmentario a título personal).

Y de postre, un “Molotov”, postre portugués que pese a su aspecto y a que entre sus ingredientes lleva los huevos suficientes como para atascarte las arterias (tranquilo, por un trocito tu colesterol no va a sufir), resultaba tremendamente ligero y etéreo.

En una segunda cita, conocimos la propuesta para los domingos de Bazaar (inicialmente uno al mes). En esos domingos (que podrás consultar en sus redes sociales), podrás comprar los objetos expuestos, auténticas joyas traídas por María Jesús (propietaria del establecimiento) desde las cuatro esquinas del planeta y además, podrás disfrutar de una opción de almuerzo tremendamente atractiva: una bandeja de 6 “tapas” acompañadas de un cóctel por 13 euros.

Pudimos probar un “Negroni” que acompañó nuestras bandejas, compuestas por:

  • Papas con menta.
  • Bao bun pibil, relleno con cochinita, verduras y aguacate.
  • Almendrado, relleno de espinacas, puerros, piñones y pasas.
  • Humus, crema de garbanzos servido con pan de pita.
  • Falafel.
  • Brandada de bacalao con crema de calabaza.

Y para terminar, cortesía de la casa, probamos unas yemas aromatizadas con agua de rosas.

Una alternativa diferente a los clásicos brunch y a muy buen precio.

Merece una visita, o dos… Ideal para disfrutar en pareja o con amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.