Baños de la Encina, un coqueto pueblo medieval #AUnaHoraJaén

Una veintena de coches Ford se aproximan en caravana a Baños de la Encina. Desde lejos, sus ocupantes quedan sorprendidos por la gran fortaleza que domina el horizonte. Es el Castillo de Bury Al Hamma, una impresionante construcción del siglo XI. Pero nuestros protagonistas, aún no saben que quedarán más fascinados por lo que van a encontrar entre las estrechas calles de la localidad.

Si pensamos en un típico pueblo andaluz, a nuestra mente vendrán imágenes de calles adoquinadas, fachadas de cal blanca y macetas de geranios, entre otras cosas. Pero Baños no es así. Se parece más a lo que imaginamos si pensamos en un pueblo castellano medieval.

Fachadas de piedra caliza, jambas y dinteles de madera, calles empedradas… Ése es el escenario en el que se encuentran algunas de las joyas que descubrirás en esta ruta. Sigue leyendo y descubre qué ver en Baños de la Encina.

Castillo de Burgalimar, guardián de mil secretos

El castillo de Bury Al Hamman –o de Burgalimar como también se le conoce– se levanta sobre un cerro que domina Baños de la Encina. Es una fortaleza omeya del siglo X. Pero mucho antes de que se levantaran sus murallas y sus 15 almenaras, este lugar ya era importante.

Las diversas excavaciones han descubierto que siempre hubo actividad humana en el cerro. Antes de los omeyas, los romanos ya construyeron un mausoleo. Y mucho antes que ellos hombres prehistóricos de la cultura argárica se asentaron en este lugar.

Todo ello, junto a los restos de los muros medievales que aún conserva el patio de armas, puede contemplarse desde la Torre del Homenaje, también conocida como “almena gorda”.

Y un apunte más para cinéfilos: en este lugar se rodaron algunas escenas de “El capitán Trueno”, basada en el legendario cómic.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tres joyas más que ver en Baños de la Encina

El castillo de Burgalimar puede ser lo más llamativo de Baños de la Encina, pero no lo único espectacular. La localidad encierra muchas otras joyas, empezando por la Iglesia de San Mateo.

Esta construcción del Siglo XV es, en su interior, un compendio de estilos. Capillas renacentistas, barrocas y neoclásicas comparten espacio junto a un espectacular retablo. Se encuentra en la plaza de la constitución, al igual que el Ayuntamiento, otro edificio que merece una visita.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sin embargo, las otras dos joyas se encuentran en la otra punta del municipio, en la ermita de Jesús del Llano. La austeridad y sobriedad del exterior del edificio, contrasta con su interior. Dentro encontramos una única nave totalmente decorada y también su conocido camarín.

Profusamente decorado, el camarín barroco no te deja indiferente. El juego de yesería, espejos y luces consigue crear la sensación de irrealidad. Se convierte en una extraña e incomparable experiencia.

El camarín de la Iglesia de Jesús del Llano es un lugar onírico
El camarín de la Iglesia de Jesús del Llano es un lugar onírico

La oficina de Turismo organiza visitas guiadas a todas estas construcciones. Además, te descubrirán otros lugares que ver en Baños de la Encina.

Y tras el paseo, una comida autóctona

También hay tiempo de disfrutar de la gastronomía en Baños de la Encina. Y para ello te recomendamos, el restaurante Mirasierra. Un lugar amplio, pero acogedor, donde podrás degustar carnes de caza y otras exquisiteces jienenses.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Un comentario sobre “Baños de la Encina, un coqueto pueblo medieval #AUnaHoraJaén

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *