Tío Pepe en Rama 2018, armonía perfecta

La presentación en Sevilla de Tío Pepe en Rama 2018 ha sido, un año más, el evento que ha marcado la agenda hispalense previa a la Feria. La cita fue en la espectacular Casa de Pilatos, un palacio del centro de la ciudad que sirvió de eje para las actuaciones teatrales que los amigos de González Byass tenían preparadas para la ocasión, en colaboración con Surnames que contrató a Engranajes Culturales.

Tío Pepe en Rama 2018 es el evento primaveral al que todo el mundo desea ser invitado. Un acto en el que se unen lo mejor de dos ciudades hermanas como Sevilla y Jerez, que encuentran en González Byass y en Tío Pepe el hilo conductor para ofrecer, en una nueva saca elegida de entre 60.000 botas, un vino de edición limitada que marca las pautas de cómo debe ser un vino fino en rama, es decir, sin ningún tipo de proceso de filtrado o clarificado, acercándonos a la experiencia más cercana posible a beber directamente de una copa recién venenciada directamente de una de las botas del vino.

Tío Pepe en Rama 2018, notas de cata

Tío Pepe en Rama 2018 es un fino que ha salido de 62 botas seleccionadas personalmente por Antonio Flores, enólogo y master blender de González Byass. Según el propio Hacedor de Vinos comentó en el acto de presentación, el invierno ha sido frío y seco antes de embotellar el vino (luego ha llovido lo más grande), lo que ha permitido que en las bodegas fundacionales de Rebollo y Constancia se haya mantenido un velo de flor grueso y cremoso, lo que ha desembocado en un vino brillante, dorado y vivo al observarlo. Cuando lo olemos vienen recuerdos a levadura y a pan recién hecho. Al probarlo, encontramos las mejores virtudes de Tío Pepe elevadas a su mejor nivel: alegre, salino, muy expresivo y complejo y, finalmente, un sutil final con detalles amargos. Es, un año más, un vino delicioso.

Tío Pepe en Rama 2018Tío Pepe en Rama 2018, en la Casa de Pilatos

El evento de presentación transcurrió pasado por agua, lo cual no fue excusa para que la gente fallase, ni mucho menos. Los patios de la Casa de Pilatos estaban decorados para la ocasión, el teatrillo que amenizó el acto estuvo más que correcto y el cóctel y cátering posterior estuvo más que a la altura del entorno que nos albergaba.

Personajes de la sociedad sevillana se mezclaban con periodistas y blogueros gastronómicos, así como figuras de otro tipo como influencers del sector moda o fotografía. La comida no dejaba de salir y otros vinos de la casa como el amontillado Viña AB, el palo cortado Leonor o el oloroso Alfonso servían de maridaje a los asistentes.

¡Gracias por invitarnos y hasta la próxima!

Txema Marín

Soy Txema, estudié Turismo, me dediqué a la comunicación tecnológica y, posteriormente, también a la gastronomía. Así que con esos tres antecedentes, lo único que podía hacer era montar un blog que los aglutinase e invitar a buenos amigos a compartir sus experiencias :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *